El deseo sincero de ser masón o masona es la premisa principal de quien desee ser admitido entre nosotros. Esta afirmación, que puede parecer baladí, advierte a quienes se acerquen a nosotros por simple curiosidad o intenciones poco francas de que el proceso de admisión consta de una serie de pautas destinadas a identificar la idoneidad de los candidatos.

Condiciones de admisión

Ser francmasón requiere una serie de condiciones a nivel personal que, si bien no resultan extraordinarias, son imprescindibles para garantizar la adaptación del nuevo miembro al conjunto de la logia y la francmasonería. Estas condiciones son:

  • Haber alcanzado la mayoría de edad en el momento de realizar la solicitud.
  • Saberse de acuerdo con los principios de la francmasonería.
  • No defender ideas excluyentes por razón de género, raza, creencias, etc…
  • La posibilidad de asistencia a dos reuniones mensuales, de carácter obligatorio.
  • Tener independencia económica suficiente para sufragar las cuotas de afiliación.
  • Carecer de antecedentes penales.

mandil masón admisiónSi usted cumple estas condiciones está en disposición de solicitar ser admitido en la masonería.

El proceso de admisión

El primer paso del proceso de admisión consiste en solicitarlo a una Logia masónica (conocido entre nosotros como llamar a las puertas). Si conoce a algún miembro de nuestro Taller puede dirigirse directamente a esa persona; también puede enviarnos el formulario de contacto disponible en esta página web.  Obviamente, antes, habrá buscado, leído y reflexionado.

A partir de la recepción de su solicitud, el proceso se articula en cinco pasos:

  1. El candidato o candidata mantiene un encuentro preliminar con un maestro masón del Taller. En dicha reunión hablan de todo lo que sea menester: preguntas, dudas, inquietudes, aclaraciones, etc, en torno a la Francmasonería, al Gran Oriente de Francia, a la Logia… También sobre el propio candidato. Tras esto, la persona interesada puede darse un tiempo de reflexión, al final del cual opta por solicitar, o no, la admisión.
  2. Si tras la reflexión el candidato o candidata decide, efectivamente, solicitar ser admitido en la Logia, se lo comunica al masón con el que mantuvo la entrevista preliminar. Seguidamente, la Logia le envía dos impresos, que ha de rellenar de su puño y letra:
    • Solicitud oficial de admisión.
    • Nota autobiográfica: documento en el que el candidato o candidata se presenta ante sus eventuales compañeros, contestando a diversas consideraciones en diferentes apartados de su vida personal, académica, laboral y social.

    A la recepción de la antedicha documentación, la Logia se cerciora –mediante un proceso de duración variable- de que quien solicita ser recibido francmasón o francmasona no haya sido previamente rechazado por alguna otra Logia del GOdF u otra Federación masónica.

  3. Si el resultado es favorable, el candidato mantiene tres entrevistas (llamadas aplomaciones) que tratarán sobre diferentes ámbitos de su vida, personalidad y relaciones, con tres maestros masones de la Logia a cuyas puertas ha llamado. La identidad de los entrevistadores no es conocida por el resto de miembros de la Logia ni entre ellos; sólo por el Presidente (Venerable Maestro), que los ha designado. Cada uno de ellos presentará a la logia un informe sobre la entrevista, que será leído en asamblea. En esa misma reunión, se efectúa una votación sobre la eventual admisión del candidato o candidata a la iniciación masónica.
  4. Si la votación resulta positiva, se convoca al candidato al pase bajo venda. Se le conduce hasta el local de la Logia y es introducido en el Templo, donde todo miembro que lo desee le formulará preguntas acerca de diversos temas de importancia para su eventual vida masónica. Durante este procedimiento el aspirante se encuentra con los ojos vendados para garantizar su propia libertad y discreción, así como para facilitar su introspección. Una vez finalizado, la Logia vuelve a votar sobre la admisión de la persona en cuestión.
  5. Finalmente, si la votación resulta positiva, se informa al solicitante y se procede a su Iniciación como masón.

 

Este procedimiento se efectúa en conformidad con lo dispuesto en el Gran Oriente de Francia.