Con el inicio del nuevo curso, los miembros del Triángulo Cierzo elegimos un tema sobre el cual tratarán los trabajos y debates durante nuestras reuniones. El Gran Oriente de Francia propone a sus logias cuatro cuestiones a estudio sobre las que reflexionar. Estos temas siempre giran alrededor de categorías fijas (Interés general, Simbolismo masónico, Laicidad, Paz y derechos humanos), y se presentan en forma de preguntas para las cuales se debe desarrollar una respuesta conjunta entre todos.

Las cuestiones propuestas:

 

Cuestión A – De interés general
¿El desarrollo sostenible pone en cuestión el desarrollo de la humanidad ?
Cuestión B – De interés masónico o simbólico
¿Cómo no confundir fraternidad, connivencia y colusión?
Cuestión C – Sobre laicidad
Si la libertad de conciencia es absoluta, ¿qué hay de la libertad de expresión?
Cuestión D – Sobre la Paz y los Derechos Humanos
¿La solidaridad puede constituir un delito?

Para este curso hemos elegido la Cuestión C, en la que profundizaremos sobre los límites de la libertad de expresión y todos aquellos aspectos a los cuales afecta.

Como viene siendo habitual, a final de curso publicaremos el documento de síntesis sobre este tema.

El espíritu democrático que caracteriza al Gran Oriente de Francia le permitirá ostentar el cargo durante un máximo de dos años, tras los cuales abandonará el Consejo de la Orden.

Jean-Philippe Hubsch ha sido elegido Gran Maestro del Fran Oriente de Francia durante el Convent anual que ha tenido lugar el pasado fin de semana. La votación, que se realiza entre los miembros del Consejo de la Orden (delegados regionales miembros del comité ejecutivo), ha sido de 30 votos favorables sobre los 36 votos emitidos.

Jean-Philippe Hubsch tiene 56 años y proviene de Thionville (Moselle). Corredor de seguros, fue asistente parlamentario en la Asamblea nacional francesa entre 1983 y 1986.

Su ingreso en masonería se produjo en 1992, en la Logia Les Amis de la Vérité de Metz.

La elección de Hubsch se llevó a cabo durante la primera jornada del Convent que tuvo lugar el Rouen desde el jueves 25 de Agosto. Cabe remarcar la sola presencia de un miembro procedente de París en el equipo formado por el nuevo Gran Maestro; los otros 11 miembros de su gabinete proceden de diversos lugares, confirmando así la pluralidad que se ha establecido en el Gran Oriente de Francia en los últimos tiempos.

Por otro lado, durante la primera sesión la asamblea aprobó por un 91% la gestión del Gran Maestro saliente Philippe Foussier y su equipo durante el pasado curso, hecho que muestra la satisfacción de las logias con su  breve pero intenso trabajo.

Por primera vez desde la creación del Triángulo Cierzo, publicamos un documento que sintetiza los debates llevados a cabo dentro de nuestro templo durante el curso masónico.

Sobre la Paz y los Derechos Humanos

Tal como avanzamos en el mes de noviembre, durante estos meses hemos focalizado nuestros debates humanísticos en la temática de la paz y los Derechos del hombre, con la pregunta que da título al informe como hilo conductor.

La diversidad y riqueza de opiniones expresadas en el transcurso de las reuniones han dado lugar a un texto que las recoge todas ellas, en un ejercicio de consenso, busqueda de complementariedad y capacidad de “unir lo disperso”.

Además de los miembros del Triángulo Cierzo, este informe recoge también la opinión de masones amigos que nos han visitado y han participado activamente en nuestros debates.

El Triángulo Cierzo forma parte de la federación masónica más antigua y numerosa de Europa continental: El Gran Oriente de Francia cuenta en la actualidad con más de 50.000 miembros repartidos en 1200 logias de Europa y América.

¿Son el arte y la cultura murallas sólidas contra la barbarie?

El documento empieza reconociendo la diversidad de acepciones y conceptos que engloba la cultura y la necesidad de unificar criterios para facilitar la comprensión mútua, aportando las definiciones de Cultura e Identidad cultural más aceptadas internacionalmente.

A continuación se pone de manifiesto la complejidad de acotar las identidades culturales, ya que no son compartimentos estancos sino que se engloban entre ellas en diversos niveles. También se pone de manifiesto que su permeabilidad a las influencias de otras identidades permite su desarrollo y evita las actitudes gregarias.

Seguidamente, el informe profundiza en la relación entre cultura y barbarie a partir de la célebre frase de W. Benjamin (No hay documento de cultura que no lo sea al tiempo de barbarie), incidiendo en el papel de los individuos, de la colectividad y de los poderes fácticos en el establecimiento de la cultura o la barbarie. En este sentido, el Arte se reivindica como herramienta fundamental e imprescindible para el desarrollo personal y social.

A modo de conclusión, el texto insta a identificar y rechazar aquellas situaciones susceptibles de generar barbarie, lo que sólo puede hacerse mediante el pensamiento crítico.

Accede aquí al documento completo

 

 

 

La iniciación es sin duda la vivencia más impactante y especial que puede experimentar quien accede a la masonería. No en vano todo masón recuerda la suya con especial cariño, y resulta inevitable revivirla en cada nueva ceremonia de recepción de una persona profana que se inicia.

Publicamos en esta ocasión fragmentos de la «Plancha de impresiones» de un Aprendiz recientemente iniciado en nuestro Triángulo. Se llama Plancha de impresiones al primer trabajo escrito que deben redactar quienes acaban de ser recibidos masones.

En este trabajo debe plasmarse lo vivido durante la ceremonia de iniciación de un modo personal y completamente libre, pues será leída durante la primera reunión en la que participará el nuevo miembro. Y quémejor modo de hacerlo que con la llegada al taller del que se aspira a formar parte…

Llegué antes de hora a la cita, no podía esperar más, los nervios que tenía eran como cuando fui el primer día al colegio, la primera cita con mi pareja o el nacimiento de mi hijo. La espera fue larga, inquietante e interminable. En cuanto vi a quien es ahora mi  hermano, y me dijo: “¡acompáñame! ¿ha sido  larga la espera?” Sentí que ya empezaba todo y que no había vuelta atrás.

No obstante, antes de ser iniciado, el aspirante había pasado por lo que se conoce como «Pase bajo venda», una de las fases más llamativas del proceso de admisión de un candidato.

Las voces que me preguntaban parecían venir de todas las partes de la sala, y al estar con los ojos vendados, la percepción era casi como si estuvieran dentro de mí. No sabía qué tipo de preguntas iba a tener que responder, y fue una grata sorpresa el escuchar aquellas preguntas sobre las cosas que siempre han despertado y han tenido interés en mí. Hubo un momento en el que me saltaron las emocionas más sanas y humanas que no se despiertan en cualquier momento, ni con cualquier persona.

A partir de este punto comienza la Iniciación propiamente dicha. El contenido de la ceremonia ha sido publicado en multitud de ocasiones, por lo que es fácilmente accesible mediante una búsqueda en internet. A pesar de ello, desaconsejamos su consulta a quien pueda tener intención de solicitar su ingreso ya que de este modo se desvirtúa la intención de la iniciación, que conisite en “impactar” a quien la experimenta para que todas las enseñanzas que contiene sean aprehendidas de un modo más vivo. Si a nadie le gusta que le hagan “spolilers” de películas o series ¿por qué iba a hacérselos a si misma de una experiencia tan genuina?

Por este motivo, aunque reproducimos fragmentos de la «Plancha de impresiones», hemos omitido aquellos pasajes que se refieren explícitamente a partes concretas de la ceremonia, publicando aquellos en que se centran, precisamente, en las impresiones o sensaciones que vivió quien hoy es un masón regular y de pleno derecho.

Al decirme que me tenía que quitar un zapato, un calcetín, subir el pantalón hasta la rodilla y desabrochar la camisa, no entendía nada…me volvió a vendar los ojos y…me sentí desprotegido, incómodo, inestable e inseguro, aunque no del todo.

Saber que tenía a dos personas agarrándome del brazo y guiándome por donde iba me reconfortaba y me hacía aliviar esas sensaciones antes mencionadas. Intentaba escuchar las voces que percibía aumentadas en mi cabeza, a la vez que intentaba dejarme llevar y mantener la estabilidad mientras caminaba.

me vi a mi mismo en frente y me llegué a asustar. Parecía que mi mente estaba en un lado y mi cuerpo en otro. La imagen que llevaba, era la misma que me había puesto yo minutos antes. Continué caminando, escuchando y dejándome llevar por los que me guiaban. Fue incómodo y ajetreado el tránsito constantemente.

El Venerable Maestro habló y dijo algo así: “El enemigo no suele mostrarse de frente. El enemigo está detrás de ti, no temas ¡date la vuelta!”

Aquí, mi cabeza hizo “crack”  y aún estoy dándole vueltas a esto. Era algo que sabía e intuía, pero después de todo el día me impactó, no me lo esperaba. En ese momento me vi débil, inseguro, extraño e irreconocible. Me sentía dividido por lo que había pensado hasta ese momento y lo que me planteaba esa pregunta.

Al continuar … “ya no daba pie con bolo”, podían pasar “Dios con el diablo” y me hubiera dado igual.

Sólo tenía preguntas.

Sólo tengo preguntas.

Hay ciertas preguntas recurrentes que siempre aparecen durante las entrevistas que los masones mantenemos con quienes se interesan por nuestra organización. Son aquellas que giran entorno a la actividad cotidiana dentro de la logia y del aprendiz recién aceptado. Respondemos aquí a las más habituales.

(Recomendamos dar un vistazo al Léxico masónico)

¿Qué hacéis los masones?

El universo masónico gira entorno a símbolos y rituales, que nos sirven como referencias en las que proyectamos valores y principios morales. Estoa símbolos proceden principalmente del ámbito de la construcción debido al propio origen de la masonería, que proviene de los gremios medievales de albañiles. Así, los masones tenemos como objetivo la construcción de un templo a la virtud mediante el empleo de herramientas simbólicas: el nivel representa la igualdad; el mazo la inteligencia que guía la acción, que es el cincel, etc…

Los masones nos reunimos dos veces al mes  en nuestros templos para lo que denominamos “trabajar”. El Aprendiz Masón que se inicia aprende a identificar los símbolos propios de su grado y su significado, el funcionamiento del ritual, los toques y signos con los que reconocerse con otros masones, etc…

Elementos con los que poco a poco construirá un mundo a través del cual representar y desarrollar cualidades como el respeto, la igualdad o la justicia entre otros.

El intercambio de ideas, libre y respetuoso, es la principal herramienta que poseemos los masones

Este intercambio se produce en nuestras reuniones (llamadas tenidas) y se basa en una reflexión personal y su posterior debate. Estas reflexiones giran entorno a los ya mencionados valores y principios, y también entorno a los símbolos y rituales que los representan.

 

¿Y eso para qué sirve?

La masonería es un método de crecimiento personal. Algunos autores la han denominado “Escuela de formación de ciudadanos”, pues en algunos momentos de la historia ha servido para acercar la educación a personas que no habrían podido acceder a ella de otra manera.

La masonería atrae a personas de cualquier condición social con inquietudes intelectuales, morales y sociales que quieren compartir su afán de crecimiento con otras personas en un ambiente de respeto e igualdad a todas las opiniones. Además del diálogo sobre cuestiones sociales, nuestro método permite profundizar en cuestiones más profundas (trascendentales, si se quiere) y filosóficas mediante los símbolos y el ritual.

 

¿Qué se hace en las reuniones? ¿Cómo funcionan?

Las “tenidas” o reuniones masónicas guardan muchas similitudes con las reuniones de cualquier otra entidad o asociación.

Existen una serie de “oficiales” -cargos electos anualmente- que desempeñan diversas funciones durante la reunión: Así, tenemos un presidente, que es asistido por dos vicepresidentes. También un secretario, un tesorero, una persona encargada de comprobar que la reunión se desarrolle de acuerdo con los estatutos, otra responsable de asistir en la toma de palabras, etc…

Las reuniones comienzan con una puesta en situación, con el fin de que las personas participantes centren su foco en la propia reunión dejando las preocupaciones externas fuera.

A continuación se llevan a cabo los puntos administrativos habituales en cualquier asamblea: lectura del acta anterior, correspondencia, asuntos domésticos, etc..

Seguidamente tiene lugarla parte centrar con las exposiciones y debates, que girarán entorno a diversos temas de interés del ponente de turno, ya sean estos en clave interna (p. ej. historia o simbolismo masónico) o externa (p. ej. desarrollo sostenible, laicidad, etc.).

Finalmente se llevan a cabo un turno de palabra más o menos libre y se realiza la Cadena de unión, que consiste en un momento de exaltación de la fraternidad, para clausurar la sesión.

Lo que distingue las reuniones masónicas de las asambleas al uso es, sin duda el marco ritual en el que se llevan a cabo: se realizan en espacios especialmente decorados para ello (templo) y se emplean símbolos tanto estáticos como dinámicos. Existen diversos sistemas rituales, de los que cada logia adopta aquel que considera más adecuado a su sensibilidad (ver Masonerías)  y se trata de una cuestión extensa y compleja que da pie a diversos artículos. En nuestro caso particular, empleamos el llamado Rito Francés o Moderno, ya que es el que permite un mayor equilibrio entre carga simbólica y desarrollo de debates.

Al inicio de cada curso, el Gran Oriente de Francia [1] propone a sus logias varias cuestiones a estudio sobre las que reflexionar. Estos temas siempre giran alrededor de cinco categorías fijas (Interés general, Simbolismo masónico, Laicidad, Paz y derechos humanos, Cuestiones de interés para las logias fuera de Francia), y se presentan en forma de preguntas o cuestiones para las cuales se debe desarrollar una respuesta conjunta entre todos.

Así, a lo largo de las reuniones, los masones realizan ponencias individuales en la que exponen sus argumentos, y a su vez sirven para generar un debate al que aportar otros puntos de vista.

Las cuestiones propuestas:

Cuestión A – De interés general
¿Cómo afectaría la implantación de la renta básica universal a nuestra relación con el trabajo?
Cuestión B – De interés masónico o simbólico
¿Es primordial el estudio del simbolismo para el crecimiento masónico personal?
Cuestión C – Sobre laicidad
¿Cómo y en qué permite la laicidad el aprendizaje de la libertad?
Cuestión D – Sobre la Paz y los Derechos Humanos
¿Es posible mantener la paz respetando al mismo tiempo los DD.HH.?
Cuestión E – Para las logias fuera de Francia
¿La mundialización económica deja espacio a las culturas locales?

En el Triángulo Cierzo, este curso trabajaremos sobre la cuestión de la paz y los Derechos Humanos, concretamente sobre la posibilidad de mantener la paz sin vulnerar estos derechos. La cuestión ha sido puesta sobre la mesa a raíz de las últimas oleadas de atentados y los movimientos migratorios generados por la/s guerra/s en Oriente Próximo.

A final de curso publicaremos las conclusiones de nuestro trabajo sobre este tema.

1. Concretamente las propone el Convento (la convención anual en la que se reunen los delegados de todas las logias integrantes de la federación), mediante un proceso de selección de entre todas las cuestiones propuestas por las logias.

Los masones del GOdF en Zaragoza vamos a tener un fin de semana muy ajetreado, y no es para menos: durante el sábado y el domingo se celebrará en nuestra ciudad el Congreso Regional de la Región 17.

daniel-keller

Daniel Keller, actual Gran Maestro del GOdF

Estos congresos reúnen a los representantes de todas las logias de la región administrativa y sirven principalmente para consensuar aquellas decisiones que afectan al funcionamiento de la organización, entre las que cabe destacar la elección de uno de los representantes en el órgano ejecutivo de la federación y la presentación de temas sobre los que las logias centrarán sus debates el curso que viene.

Las logias españolas del Gran Oriente de Francia no constituyen un cuerpo aislado del resto de la federación, sino que forman parte integrante de la Región 17, llamada oficialmente “Sur y Logias de España” (de Rodez a Las Palmas de Gran Canaria). Esta Región masónica del Gran Oriente de Francia la conforman 85 logias (73 francesas y 12 españolas), con un total de 3418 miembros, franceses y españoles.

El Presidente del Congreso Regional es actualmente un masón español

Esta es una muestra más de la universalidad del Gran Oriente de Francia, que no es un concepto territorial: es un concepto masónico con identidad propia allí donde está presente y que asume unos valores universales (libertad, igualdad, fraternidad, laicidad), que nacen en el Siglo de las Luces y conviven con el pensamiento y las reflexiones humanistas de vanguardia.

Merece mención especial la presencia en la ciudad del actual Gran Maestro (título que ostenta el presidente de la Federación/Obediencia) Daniel Keller, quien ofrecerá una rueda de prensa a los medios de comunicación.

 

Edición: El periódico Heraldo de Aragón se ha hecho eco de este acto. Puedes leer su noticia aquí.

Arco RealEn el mercado editorial se ha publicado un libro que puede ser interesante para aquellos que disfrutan curioseando en las peculiaridades de la masonería, se trata de “Análisis Histórico del Ritual del Santo Arco Real”, un libro escrito por el misionero protestante español, nacionalizado británico, Francisco de Paula Castells Cañas.

Como su nombre indica, el libro se centra en el ritual de Arco Real, propio de la masonería inglesa y muy alejado de los ritos masónicos del modelo que proponemos en estas paginas.

Arco Real, es el equivalente a uno de los grados de perfección (grados capitulares) dentro del sistema masónico del Rito de York. Lo mas curioso del grado del Arco Real es que, filosóficamente hablando, sus practicantes lo consideran la culminación del grado de maestro, con independencia de que se sigan otros ritos, es decir, los fieles a este sistema masónico consideran que nadie ha completado la iniciación masónica sin el Arco Real.

Como la mayoría de grados y sistemas masónicos ingleses, este está fuertemente asociado a leyendas bíblicas y no se comprende sin un conocimiento moderado del Antiguo Testamento. Su contenido iniciático se sustenta en un relato basado en el Rey Salomon, las tribus de Israel, el Rey Jerges y otros personajes.

Pese, a que el Arco Real y la masonería inglesa están en las antípodas de la masonería que proponemos y practicamos quienes sustentamos este espacio web, el libro no deja de ser interesante por dos razones: el traductor del libro ha demostrado una y otra vez la fidelidad en las traducciones y el buen trabajo de sus textos; por otro lado, comprender el Arco Real es comprender la masonería británica, religiosa e incluso diríamos místico-esotérica.

Autor: Castells, Francis de Paula
Traductor: Alberto Ramón Moreno Moreno
Tamaño: 140 x 210 mm
Encuadernación: Rústica fresada; Tapa: con solapa; plastificada brillo,
ISBN: 978-84-944486-2-1
Depósito Legal: AS 02967-2015
http://www.masonica.es/ficha/?i=639