• General,  Miscelanea,  Nuestros valores

    Masonería: mitos de poder y manipulaciones

    La masonería es con frecuencia el blanco de las más disparatadas teorías conspirativas, que le atribuyen planes oscuros y ocultos, fruto de manipulaciones torticeras e interesadas de nuestras características simbólicas y rituales. Hace unas semanas, nuestros compañeros de Ceuta escribieron un artículo al respecto en el periódico, el cual traemos aquí para arrojar luz sobre esta cuestión:

    En tiempos de convulsión, quienes provocan que las brechas sociales se acrecienten se afanan en procurar desviar la atención hacia enemigos imaginarios. Para ello, fabrican verdaderas cabezas de turco que, a base de hábiles manipulaciones, se transforman en el blanco de la ira popular. De puro manual. La historia lo demuestra.

    Como estas situaciones suelen ser tristemente cíclicas, los tiempos actuales que nos han tocado vivir son propicios para sufrir de nuevo estos furibundos ataques con la clara misión de ser tupidas cortinas de humo.

    Las consecuencias de manipulaciones vuelven a estar lamentablemente de actualidad.

    Leo Taxil escribió una publicación conspiranoica -más tarde admitida- cuyas premisas siguen usándose.

    Las dianas también y por desgracia, la Francmasonería es el objetivo recurrente de quienes han interiorizado el mensaje de la intolerancia.

    Acusados de mil y una conspiraciones a cual más falsa, absurda o estrambótica, los Francmasones siguen, así a pesar de tanta difamación, trabajando por una sociedad en la que la Libertad sea la base, la Igualdad el medio y la Fraternidad el fin.

    Si bien la avalancha de mentiras que suele arrojarse sobre la Francmasonería es tan inventada como disparatada, parece que los rancios soniquetes del tipo “complot judeomasónico” o “dominan el mundo” están más interiorizados en toda Europa de lo que algunos hubiesen podido pensar.

    ¿Pero, cuál es la supuesta relación de los Francmasones con un poder oculto?

    La Constitución del Gran Oriente de Francia, potencia masónica a la que pertenecen los Triángulos Hércules de Ceuta y Cierzo de Zaragoza, deja muy claras sus intenciones desde el artículo 1º de su Constitución.

    La Francmasonería, institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresiva, tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la moral y la práctica de la solidaridad; trabaja por el mejoramiento material y moral y el perfeccionamiento intelectual y social de la Humanidad.

    Tiene por principios la tolerancia mutua, el respeto a los otros y a uno mismo, la libertad absoluta de conciencia.

    Considerando las concepciones metafísicas como del dominio exclusivo de la apreciación individual de sus miembros, rechaza toda afirmación dogmática.

    Concede una importancia fundamental a la laicidad. Tiene por divisa: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

    La respuesta a la pregunta anterior se responde por sí sola: todo intento de ensuciar el nombre de la Francmasonería siempre ha sido, y continúa siendo, pura patraña malintencionada que esconde otras intenciones.

    ¿Qué interés existe entonces en potenciar estos ataques?

    El librepensamiento que impera en la Francmasonería sólo persigue y trabaja por la emancipación del ser humano y el crecimiento personal mediante el estudio, la investigación y el análisis.

    manipulaciones franco antimasoneria
    Jakin Boor, pseudónimo de Francisco Franco en su panfleto antimasónico.

    Para explicarlo quizás sólo bastaría evidenciar que estos argumentos son los que siempre utilizan todos los regímenes totalitarios (desde Stalin hasta Pinochet pasando por Pétain, Hitler o Franco), o por quienes defienden las argumentaciones basadas en la intolerancia, como hace la extrema derecha. Si esto aún no fuera suficiente, un sucinto análisis del momento en el que se producen estas difamaciones y manipulaciones nos llevaría a concluir que, para cubrir las grandes crisis, el furibundo ataque a los masones ha sido (y es) práctica común con el fin de presentar a los francmasones como los cabeza de turco ideales para desviar la atención de la cruel realidad y concentrar la ira que provoca la desigualdad hacia un enemigo imaginario. El truco clásico.

    Entonces, ¿por qué tanta referencia a un supuesto (y falso) poder de la Francmasonería sobre la sociedad y, sobre todo, por qué tanta propaganda difamatoria en torno a una conspiración masónica para controlar el poder?

    Quienes integramos la Francmasonería procedemos de todos los estratos sociales, profesiones, creencias (o no creencias) o ideologías, pero tenemos en común un mismo reto: contribuir al progreso de la Humanidad mediante el ejercicio del librepensamiento. Ejemplos no faltan.

    Desde la creación de la Escuela Moderna de Francisco Ferrer i Guardia (fusilado en 1909 por haber osado poner en práctica una Educación laica y racionalista), pasando por el activismo de Martin Luther King por la igualdad de los seres humanos independientemente del color de su piel, el trabajo altruista del que fuera alcalde de Ceuta, Antonio López Sánchez Prados (fusilado en las playas de Ceuta, concretamente en el Tarajal, el 5 de septiembre de 1936) o la visión de Henri Laugier (francmasón del Gran Oriente de Francia) que redactó en 1947 la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, todos han tenido el mismo norte: trabajar por un mundo nuevo en el que no existan segregaciones por sexo, religión o cualquier otra circunstancia. Y en esas seguimos las y los que integramos la Francmasonería y, más concretamente, los Triángulos del GODF.

    Por ello, cuando mezquinamente se quiere mezclar la Francmasonería con supuestas conspiraciones de opereta sólo se evidencia que, efectivamente, los Francmasones son capaces de trabajar todos en común, sin distinción de sexo, creencia o condición social, para transformar la utopía en realidad. Evidenciar las desigualdades sociales y ofrecer alternativas nunca ha sido bien recibido por los intolerantes de turno.

    Aunque quizás la clave la diese el malogrado escritor estadounidense John Kennedy Toole cuando, en su obra “La conjura de los necios”, subrayaba que “cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede identificársele por este signo: todos los necios se conjuran contra él”.

    En todo caso, una cosa está clara: con más de 300 años de historia, la Francmasonería va a continuar trabajando por el progreso de la Humanidad, guste o no a quienes manipulan impunemente para siempre sacar tajada de los más vulnerables. Las tinieblas, los retrocesos, los dogmas y las manipulaciones son, desde siempre, patrimonio de quienes optan por los grilletes como constante oposición a la libertad. Sólo hace falta querer verlo…

    Publicación original: https://elfarodeceuta.es/francmasoneria-mitos-poder-manipulacion/

  • Miscelanea

    Libertad de conciencia y libertad de expresión

    Como ya hicimos el curso pasado, publicamos el documento de síntesis de los debates sobre el tema de estudio trabajado durante este curso en el Triángulo Cierzo.

    El tema tratado este año giraba entorno a las libertades individuales, concretamente la libertad de conciencia -que se supone absoluta- y la libertad de expresión, para la cual se plantean los dilemas.

    Hemos abordado la cuestión desde tres perspectivas: la justicia y legalidad, el aspecto socio-filosófico y, por último, el hecho puramente lingüístico.

    Conciencia, expresión y libertades

    Conciencia y expresión son dos caras de una misma moneda, que parte desde lo individual y se proyecta en el colectivo. Nuestras reflexiones nos han llevado, pues, a pensar que el estado se constituye como un marco estructural externo que rige al hombre.

    Fotografía de tom coe (Unsplash) bajo licencia CC

    Con libertades absolutas de conciencia y de expresión, tendríamos el principio para una anarquía basada en la “ecología moral”: Una humanidad que se auto gestionaría sin necesidad de gobiernos, donde la bondad humana marcaría la ausencia del estado.

    En el ámbito de lo legal, la libertad de expresión encuentra su límite en las leyes que dictan la ofensa al otro, siendo ésta una barrera que jamás se debetraspasar para favorecer el entendimiento y la convivencia.

    Libertad y respeto como máximas, tanta libertad como sea posible, tanto respeto como sea necesario. En nuestras libertades viene implícita la responsabilidad para con el otro.

    De especial importancia para nosotros ha sido pensar que, en el momento que se interiorice la ley, no será necesaria sanción externa alguna pero también somos conscientes de que todavía queda mucho para dicha autonomía ética.

    También es de vital importancia que emisor y receptor busquen captar el mensaje con claves de respeto mutuo, cordialidad y con un principio de colaboración.

    Estamos asistiendo a momentos en los que el lenguaje se tiene que acomodar a la corrección política pasando por muchos tamices perdiendo la perspectiva de que es un elemento simbólico que nos ayuda a expresar a los demás nuestra propia concepción de la realidad.

    De este modo, hablamos del concepto “asertividad”, de los modos de decir, de las diversas formas de trasladar nuestro parecer a los demás sin herir, pero sabiendo mantener nuestros principios, buscar siempre la medida perfecta y la palabra justa

    Acceder al documento completo

  • Miscelanea

    Fin de la vida – Vincent Lambert

    «El Gran Oriente de Francia está comprometido a la libertad y la dignidad humanas de un modo fundamental. El fin de la vida concierne a cada persona, se debe al cumplimiento de la libertad de los hombres y las mujeres para elegir su propio destino.»