Sobre nuestras tierras sopla un viento. Un viento procedente de las alturas, de los montes de los Pirineos. Esas alturas inmateriales, desencarnadas e ideales.

Caminando desde las cumbres. Las cumbres desoladas, etéreas y sutiles que arañan el firmamento. Trayendo con él algo del más allá. Algo de sabiduría, algo de espiritualidad y algo de eternidad.

Lo podemos llamar espíritu. O alma. O esencia. Poco importa. Porque se aproxima.Impetuoso. Vehemente y fogoso.

Pasando por los bosques, los valles y los pueblos. Atormentando sin cesar todo y nada. Frondosos robles, salvajes rebaños o solitarios campanarios. El espíritu sopla por allí.

Y sopla más fuerte todavía cuando llega a la ciudad. Entonces se enfrenta al masivo predominio humano. Lo abstracto, lo arcaico y lo profundo desafían el concreto orgullo del hombre moderno. El viento se divide por las calles. Levantando hojas, papeles y plumas. Sacudiendo furiosamente columpios y trapecios.

Es que no soporta el titubeo, lo indeciso, lo inestable. Apasionado y enfurecido, entra en búsqueda. De alguien. De la persona adecuada. Y hasta que la encuentre incordiará a todos los demás. Fastidia, marea, irrita. Confunde a los que no tienen la mente lo suficiente abierta para recibir su enseñanza, su mensaje, su iniciación.

Suelta estruendos y rugidos, empujones y atropellos, palabras y frases ininteligibles para quien no quiere escucharle. El común
de los mortales que somos se resiste. Se cierra y no deja entrar el soplo del espíritu. No aspira a los cuentos maravillosos, a los espacios lejanos, a las culturas admirables.

Por tanto busca una mente sensible, lo mínimamente despejada y libre para aceptar su fertilidad. Una fertilidad emocional y razonable. Profunda y estructurada. Rica y merecida. Una mente para encarnarse, transmitir el soplo y usar la palabra más pura.

Esta persona eres tú, Hermano mío. Si te dejas sorprender. Si te permites desviar del camino. Si no tienes ya todo pensado y previsto en tu destino. ¡Fuera planes, proyectos y seguridad! ¡Arriésgate!

Date la oportunidad de abrir los ojos a nuevos espacios, extrańas perspectivas e insólitas lógicas. Abre tu mente al mundo aéreo e infinito de los símbolos. Acepta la vertiginosa posibilidad de salir de tu universo habitual, de tu confortable matriz egocéntrica, de tu cómodo solipsismo.

Llénate del energético Cierzo, el viento iniciático de Aragón.

 

Por primera vez desde la creación del Triángulo Cierzo, publicamos un documento que sintetiza los debates llevados a cabo dentro de nuestro templo durante el curso masónico.

Sobre la Paz y los Derechos Humanos

Tal como avanzamos en el mes de noviembre, durante estos meses hemos focalizado nuestros debates humanísticos en la temática de la paz y los Derechos del hombre, con la pregunta que da título al informe como hilo conductor.

La diversidad y riqueza de opiniones expresadas en el transcurso de las reuniones han dado lugar a un texto que las recoge todas ellas, en un ejercicio de consenso, busqueda de complementariedad y capacidad de “unir lo disperso”.

Además de los miembros del Triángulo Cierzo, este informe recoge también la opinión de masones amigos que nos han visitado y han participado activamente en nuestros debates.

El Triángulo Cierzo forma parte de la federación masónica más antigua y numerosa de Europa continental: El Gran Oriente de Francia cuenta en la actualidad con más de 50.000 miembros repartidos en 1200 logias de Europa y América.

¿Son el arte y la cultura murallas sólidas contra la barbarie?

El documento empieza reconociendo la diversidad de acepciones y conceptos que engloba la cultura y la necesidad de unificar criterios para facilitar la comprensión mútua, aportando las definiciones de Cultura e Identidad cultural más aceptadas internacionalmente.

A continuación se pone de manifiesto la complejidad de acotar las identidades culturales, ya que no son compartimentos estancos sino que se engloban entre ellas en diversos niveles. También se pone de manifiesto que su permeabilidad a las influencias de otras identidades permite su desarrollo y evita las actitudes gregarias.

Seguidamente, el informe profundiza en la relación entre cultura y barbarie a partir de la célebre frase de W. Benjamin (No hay documento de cultura que no lo sea al tiempo de barbarie), incidiendo en el papel de los individuos, de la colectividad y de los poderes fácticos en el establecimiento de la cultura o la barbarie. En este sentido, el Arte se reivindica como herramienta fundamental e imprescindible para el desarrollo personal y social.

A modo de conclusión, el texto insta a identificar y rechazar aquellas situaciones susceptibles de generar barbarie, lo que sólo puede hacerse mediante el pensamiento crítico.

Accede aquí al documento completo

 

 

 

Hace unos días compartíamos el vídeo del capítulo primero de las animaciones que ha producido el GOdF. Hoy traemos a este espacio la versión completa (sonido en francés subtitulado en español), que incluye los tres capítulos editados: Tres siglos de História, El GOdF: una institución humanista,una federación de logias y ¿Quiénes son los masones del GOdF y qué hacen?.

En menos de ocho minutos de divertidas animaciones hace un repaso a la historia de la masonería y el GOdF, mostrando qué se hace dentro de nuestros talleres, quién puede ser una persona iniciada y en qué ha contribuido el GOdF.

El vídeo se centra geográficamente en Francia, de donde procede nuestra federación y donde el GOdF forma parte de la historia del país desde hace casi 300 años. Ciertamente, nuestros hermanos franceses han contribuido notablemente a hacer de Francia un país más libre, tolerante y democrático gracias a las aportaciones individuales de aquellas personas que creyeron en la divisa Libertad – Igualdad – Fraternidad llevándola más allá de las instituciones oficiales en pos de la emancipación social.

En España también hemos tenido personalidades masónicas que con su acción incesante han conseguido en diversos momentos de nuestra historia grandes hitos: Concepción Arenal, pensadora y defensora de los derechos sociales; Clara Campoamor, impulsora del sufragio femenino o Francisco Ferrer i Guardia, que desarrolló la Institución libre de enseñanza y pertenceció al Gran Oriente de Francia.

Hay ciertas preguntas recurrentes que siempre aparecen durante las entrevistas que los masones mantenemos con quienes se interesan por nuestra organización. Son aquellas que giran entorno a la actividad cotidiana dentro de la logia y del aprendiz recién aceptado. Respondemos aquí a las más habituales.

(Recomendamos dar un vistazo al Léxico masónico)

¿Qué hacéis los masones?

El universo masónico gira entorno a símbolos y rituales, que nos sirven como referencias en las que proyectamos valores y principios morales. Estoa símbolos proceden principalmente del ámbito de la construcción debido al propio origen de la masonería, que proviene de los gremios medievales de albañiles. Así, los masones tenemos como objetivo la construcción de un templo a la virtud mediante el empleo de herramientas simbólicas: el nivel representa la igualdad; el mazo la inteligencia que guía la acción, que es el cincel, etc…

Los masones nos reunimos dos veces al mes  en nuestros templos para lo que denominamos “trabajar”. El Aprendiz Masón que se inicia aprende a identificar los símbolos propios de su grado y su significado, el funcionamiento del ritual, los toques y signos con los que reconocerse con otros masones, etc…

Elementos con los que poco a poco construirá un mundo a través del cual representar y desarrollar cualidades como el respeto, la igualdad o la justicia entre otros.

El intercambio de ideas, libre y respetuoso, es la principal herramienta que poseemos los masones

Este intercambio se produce en nuestras reuniones (llamadas tenidas) y se basa en una reflexión personal y su posterior debate. Estas reflexiones giran entorno a los ya mencionados valores y principios, y también entorno a los símbolos y rituales que los representan.

 

¿Y eso para qué sirve?

La masonería es un método de crecimiento personal. Algunos autores la han denominado “Escuela de formación de ciudadanos”, pues en algunos momentos de la historia ha servido para acercar la educación a personas que no habrían podido acceder a ella de otra manera.

La masonería atrae a personas de cualquier condición social con inquietudes intelectuales, morales y sociales que quieren compartir su afán de crecimiento con otras personas en un ambiente de respeto e igualdad a todas las opiniones. Además del diálogo sobre cuestiones sociales, nuestro método permite profundizar en cuestiones más profundas (trascendentales, si se quiere) y filosóficas mediante los símbolos y el ritual.

 

¿Qué se hace en las reuniones? ¿Cómo funcionan?

Las “tenidas” o reuniones masónicas guardan muchas similitudes con las reuniones de cualquier otra entidad o asociación.

Existen una serie de “oficiales” -cargos electos anualmente- que desempeñan diversas funciones durante la reunión: Así, tenemos un presidente, que es asistido por dos vicepresidentes. También un secretario, un tesorero, una persona encargada de comprobar que la reunión se desarrolle de acuerdo con los estatutos, otra responsable de asistir en la toma de palabras, etc…

Las reuniones comienzan con una puesta en situación, con el fin de que las personas participantes centren su foco en la propia reunión dejando las preocupaciones externas fuera.

A continuación se llevan a cabo los puntos administrativos habituales en cualquier asamblea: lectura del acta anterior, correspondencia, asuntos domésticos, etc..

Seguidamente tiene lugarla parte centrar con las exposiciones y debates, que girarán entorno a diversos temas de interés del ponente de turno, ya sean estos en clave interna (p. ej. historia o simbolismo masónico) o externa (p. ej. desarrollo sostenible, laicidad, etc.).

Finalmente se llevan a cabo un turno de palabra más o menos libre y se realiza la Cadena de unión, que consiste en un momento de exaltación de la fraternidad, para clausurar la sesión.

Lo que distingue las reuniones masónicas de las asambleas al uso es, sin duda el marco ritual en el que se llevan a cabo: se realizan en espacios especialmente decorados para ello (templo) y se emplean símbolos tanto estáticos como dinámicos. Existen diversos sistemas rituales, de los que cada logia adopta aquel que considera más adecuado a su sensibilidad (ver Masonerías)  y se trata de una cuestión extensa y compleja que da pie a diversos artículos. En nuestro caso particular, empleamos el llamado Rito Francés o Moderno, ya que es el que permite un mayor equilibrio entre carga simbólica y desarrollo de debates.

Como viene siendo costumbre en el Gran Oriente de Francia, los talleres que formamos parte de esta federación elegimos un tema anual de entre los propuestos sobre el cual trabajamos durante el curso. Este año la decisión no ha sido fácil, dado lo interesante de todos los temas propuestos.

Las cuestiones propuestas:

Cuestión A – De interés general
¿Cómo los valores de la Francmasonería nos permiten abordar la cuestión de la discapacidad en nuestros talleres y en la sociedad?
Cuestión B – De interés masónico o simbólico
Según Blas Pascal, para creer basta con arrodillarse y orar. ¿Bastaría en Masonería con ponerse en pie y al orden para creérsela?
Cuestión C – Sobre laicidad
Entre el respeto a las libertades fundamentales y la creciente expresión de los particularismos religiosos y culturales, ¿Qué sitio hay en el mañana para la laicidad?
Cuestión D – Sobre la Paz y los Derechos Humanos
¿Son el arte y la cultura murallas sólidas contra la barbarie?
Cuestión E – Para las logias fuera de Francia
¿Hay que disolver el Tribunal Penal Internacional? ¿Qué justicia promover frente a la irresponsabilidad de los dirigentes de un mundo en crisis?

En esta ocasión nos hemos decantado por la Cuestión D, en la que ya hemos empezado a trabajar en profundidad a partir de un documento base y las aportaciones individuales emanadas del debate generado alrededor de él, que  seguirán madurandose tanto individual como colectivamente. Una vez demos finalizadas las aportaciones en el Triángulo Confederación, nuestro documento final formará parte de la mesa de trabajo sobre el tema con el resto de talleres.

El documento de síntesis emanado de nuestro trabajo en Zaragoza será publicado en este espacio web.

triangulo-manosComo semilla de una futura logia, el Triángulo Confederación tiene entre sus principales cometidos la celebración de reuniones periódicas. En éstas, tiene especial importancia la lectura de planchas, trabajos redactados por los miembros que sirven de base al debate.

Mostramos hoy a nuestros lectores una de ellas, realizada y leída por un miembro de nuestro Triángulo en fechas recientes. Hemos dedicido publicarla por lo interesante de su temática y planteamientos, ya que supone una auténtica declaración de intenciones, no ya individual, sino del colectivo que formamos parte del Triángulo Confederación, dejando claras nuestras aspiraciones y la manera de llegar a ellas.

Nuestro Triángulo, Nuestra Logia

Comenzamos de manera autónoma una andadura de la que espero cada uno obtenga aquello que anhela. En lo que a mí respecta, sólo espero encontrar un  entorno adecuado en el que poder  trabajar con fraternidad  y  de modo reglado  al objeto de alcanzar un progreso personal y espiritual..

Debemos trabajar con intensidad y compromiso, con el propósito de que el crecimiento y la satisfacción que nos produzca trabajar en este triángulo sean de  tal magnitud  que eclipse todas aquellas ideas y pensamientos que por su naturaleza contribuyen a alejarnos de nuestro ideal.

Espero que lo que lo que cada uno de los integrantes de este triángulo hayamos venido a buscar sea algo homogéneo dentro de nuestra  diversidad y  sólo os pido que, tras lectura de esta plancha, cada uno de vosotros manifestéis sin ambigüedad y con valentía aquello que consideréis oportuno para evitar el fracaso de este proyecto.

En lo que a mí respecta, me uno a este proyecto con cautela pero a la vez  con determinación sin dobleces, sin cargas emocionales y en la confianza de que vosotros abordáis el proyecto del mismo modo. Sé que todos tenemos ganas de trabajar en la creación de una logia joven, libre y fraternal.

Seamos como Miguel Ángel con su capilla Sixtina

Seamos cautos, planifiquemos bien la  construcción antes de colocar las primeras piedras. Comprobemos el estado del  terreno, saneémoslo si no es de suficiente calidad y aportemos tierras de calidad hasta tener un terreno firme y compacto  donde poder edificar con seguridad.

Planeemos la construcción sin presión, siendo conscientes de que cualquier problema en la cimentación se hará más y más evidente a medida que la construcción aumente de tamaño.

Construyamos sin prisa pero sin pausa, no somos una oficina de reclutamiento ni un club de amigos. somos el germen de un proyecto  masónico que está por encima de nuestra individualidad y que perdurará de un modo u otro cuando nosotros nos hayamos ido.

Nuestra responsabilidad es la de construir con honestidad, desde nuestra libertad, para sentirnos orgullosos de que nuestra contribución a la masonería está por encima de intereses partidistas.

Para cumplir con nuestros fines es necesario ser visibles, pero también discretos

Creemos un espacio fraternal en el que todos podamos sentirnos a gusto, seamos sutiles y no creemos reglas de convivencia a nuestra medida. Creemos un espacio plural donde tan aceptable resulte una idea conservadora como una progresista, evitemos los personalismos y sobre todo  no nos empeños en dar agua a quien no tiene sed.

Seamos masones, seamos valientes y, desde nuestra  honestidad,  afrontemos  nuestras  diferencias con  fraternidad, pues sólo así conseguiremos ser fieles a nuestro propósito de formar una logia libre y fraternal.

En Zaragoza, a 20 de abril de 2017

Nuestro proyecto masónico en Zaragoza pasa por la creación de un triángulo. Se trata de un grupo de trabajo masónico dependiente de una logia preexistente; en nuestro caso, dependemos de la Respetable Logia Blasco Ibañez de Valencia, con la que nos unen vínculos fraternales y personales que vienen de lejos y también compartimos un criterio común respecto de qué es la masonería y cómo debe relacionarse con la sociedad.

Como la figura geométrica que le da nombre, un triángulo masónico está compuesto de (al menos) tres masones

Los objetivos de este grupo de trabajo son:

  • Mantener en contacto fraternal con los masones de la zona, generando vínculos de solidaridad y de trabajo masónico.
  • Participar en los trabajos de la Logia de dependencia: cuestiones al estudio, actividades, ceremonias de iniciación, etc…
  • Y, fundamentalmente, promover la extensión de la Masonería en la ciudad donde se ha establecido con el fin de formar una Logia.

Nuestro espíritu es promover y participar de una masonería que, más allá de las características que nos son propias -como el marco ritual y símbólico en el que nos basamos-, reúna estos requisitos:

  • Laica: las ideas metafísicas pertenecen a la apreciación individual de sus miembros y no interfiere en ellas.
  • Adogmática: rechazamos toda afirmación dogmática, ya sea en el plano político, social, religioso, etc…
  • Tolerante: tenemos como principio el respeto a los otros y a uno mismo.
  • Libertad absoluta de conciencia.
  • Europeísta: manteniendo contacto directo con la masonería de todo el mundo y en especial de Europa.
  • No aceptamos ninguna discriminación por razones de genero, etnia, nacionalidad o creencias religiosas.
  • Aperturista: creemos que la masonería debe estar en contacto directo con la sociedad y en constante feedback, aportando sus valores, reflexiones y acciones y recibiendo aquellas inquietudes que le son inherentes.

Todo ello se resume en la divisa Libertad, Igualdad y Fraternidad.