General,  Miscelanea

Cinco masones famosos

Las listas de masones famosos abundan en Internet y en publicaciones en papel. Conocer qué personajes destacados del ideario colectivo han pertenecido a la francmasonería despierta curiosidad entre masones y profanos.

La francmasonería la formamos mujeres y hombres de toda condición, que tenemos en nuestro ánimo mejorarnos para mejorar la sociedad.

Debería ser algo anecdótico constatar esto. Siendo así (y también por una cuestión meramente estadística), no debe extrañar que algunos de los miembros de la masonería hayan destacado en sus respectivos campos.

Por otra parte, a menudo se atribuye la pertenencia a personajes que nunca han sido masones, incluso desde dentro de la propia masonería. Algunos ejemplos de personajes supuestamente masones que nunca lo han sido podrían ser Louis Armstrong o el Conde de Aranda en España, de quienes a fuerza de repetir el dato sin aportar prueba alguna han acabado siendo «iniciados por comunicación».

Las logias expiden documentos, como pasaportes y diplomas, que se entregan a los propios miembros para poder confirmar su pertenencia. Estos documentos son la llave para confirmar la pertenencia de alguien a la francmasonería. Los personajes que aparecen a continuación son una pequeña selección de masones confirmados, que han destacado en ámbitos muy diversos: música, deporte, derecho, ciencia y política.

W. A. Mozart

Mozart (1756-1791) es el «masón famoso» por excelencia, no en vano se trata de uno de los compositores más geniales de todos los tiempos, que necesita poca presentación. Su pertenencia a la masonería está más que contrastada: fue iniciado en la logia La Beneficencia en 1784 y posteriormente se unió a la logia La Esperanza Coronada, donde participó activamente hasta el final de sus días.

Dentro de su extenso catálogo de obras musicales hay que destacar algunas obras escritas expresamente como música masónica, para su utilización en las logias. Las más conocidas de estas obras son las cantatas Dir, seele des weltalls KV429 y Die Maurerfreude KV471; el lied para la recepción en el grado de compañero Gesellenreise KV468; la pieza instrumental KV411 escritas para quinteto de clarinetes y cornos di bassetto o la Música para un funeral masónico KV477.

Mención a parte merece su ópera La Flauta Mágica (Die Zauberflöte) KV620. La última ópera de Mozart reviste una relación muy directa con la masonería en muchos aspectos. El equipo de trabajo que estuvo detrás de su producción estuvo formado por masones: el empresario teatral y escritor del libreto E. Schikaneder -que fue el principal impulsor del proyecto-, Mozart con la composición musical e Ignaz von Born fue quien ayudó con la financiación la producción (se ha querido ver un homenaje a su persona en el personaje de Sarastro).

El argumento de la ópera es un compendio de simbología masónica: la reiteración del número tres (tres damas, tres muchachos…), las pruebas a las que se enfrentan Tamino y Papageno, los espacios, los personajes… Todo ello es una gran metáfora de la ética masónica. También la música cuenta con aspectos que revisten simbología masónica: no parece casual que la tonalidad elegida fuera Mi bemol mayor, que contiene tres bemoles en su armadura. De hecho, la ópera comienza con tres acordes, que recuerdan a los tres golpes del grado de Aprendiz.

Primer acto de la ópera La flauta mágica

Shaquille O’Neal

De uno de los masones famosos más antiguos pasamos a otro contemporáneo, del cual su pertenencia a la francmasonería no es muy conocida. Adorado y odiado a partes iguales, está considerado por muchos uno de los pívots con más personalidad dentro de una cancha de baloncesto. Shaquille O’Neal (1972- ) ha sido campeón de la NBA en cuatro ocasiones, MVP de las Finales en tres ocasiones, MVP de la temporada en el año 2000 y 15 veces All-Star.

Además de su faceta como deportista ha grabado discos y también son conocidas sus acciones filantrópicas, las cuales guardan coherencia con la masonería anglosajona/estadounidense, muy dada a este tipo de acciones públicas. Fue iniciado por la Gran Logia de Massachussets en Boston, y desde el primer momento ha mostrado públicamente su pertenencia a la masonería, incluso en programas de televisión.

El anillo masónico del cual hace ostentación Shaquille O’Neal en el vídeo es una cuestión de gusto estético personal de aquellos masones que desean llevarlo, también más extendido en los EE.UU. que en la masonería europea. No es algo que forme parte del «atuendo oficial del masón»; no se entrega en ningún paso de grado, y es una opción completamente individual.


Clara Campoamor

El camino de las mujeres en la masonería no ha sido fácil, como no lo ha sido en la sociedad. Desprenderse de la tutela paternalista de los hombres ha sido una tarea larga y difícil, que aún hoy se deja sentir en muchos ámbitos de nuestra cultura. Lo cierto es que muchas de las mujeres que promovieron y participaron activamente en el proceso hacia la igualdad de derechos de las mujeres fueron, además de feministas, masonas.

De entre todas ellas destaca Clara Campoamor (1888-1972), la gran defensora del voto femenino. Adscrita a movimientos de derecha liberal, fue diputada en las Cortes por el Partido Republicano Radical de Lerroux de 1931 a 1933, año en que por fin las mujeres pudieron votar por primera vez en España y, paradójicamente, las primeras diputadas que habían sido elegidas perdieron sus escaños.

Masones famosos Clara Campoamor
Clara Campoamor

Clara tuvo una infancia difícil, marcada por la temprana muerte de su padre. A causa de ello sus posibilidades de estudiar pronto se vieron truncadas, terminando la carrera de Derecho con 35 años. Ejerció la abogacía durante gran parte de su vida, y en ésta como en su actividad política se volcó en la defensa de los derechos de las mujeres. En 1922 fundó la Sociedad Española de Abolicionismo. En 1928 creó en Madrid la Federación Internacional de Mujeres de Carreras Jurídicas, siendo una de las primeras mujeres que en obtener plaza en la Academia de Jurisprudencia.

La pertenencia a la masonería de Clara Campoamor no está directamente acreditada, pero los informes de los Servicios Especiales de Información señalan que perteneció a la Logia Reivindicación de Madrid. Sí está acreditada su pertenencia a la Liga de los Derechos del Hombre, organización con vínculos claros con la masonería. De hecho, en 1936 tuvo que exiliarse bajo la amenaza de ser procesada por la abominable «Ley de represión de la masonería y el comunismo». Nunca regresó de su exilio y murió en Lausanne en 1972.


No podía faltar en esta lista un masón aragonés. Si bien el personaje más vinculado en Aragón a la masonería es el Conde de Aranda, ya hemos comentado más arriba que no existe ninguna evidencia histórica que le vincule directamente con la francmasonería.

Santiago Ramón y Cajal

Premio Nobel, fotógrafo, científico y honesto defensor de la ciencia… hablamos del Doctor Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) personaje ilustre de la masonería española. Nació en Petilla de Aragón -enclave navarro dentro de la comarca de Las Cinco Villas- pero desde muy pronto su familia se desplazó por diversas localidades zaragozanas: Larrés, Luna, Valpalmas y Ayerbe. Tras su paso por Jaca y Huesca estudió medicina en Zaragoza, adonde se habia trasladado su familia. Fue aquí donde ejerció y comenzó su labor investigadora.

Fue en esta etapa, a su vuelta de la guerra de Cuba donde ejerció com médico, cuando en 1877, con 24 años, ingresó en la masonería en Zaragoza. Su logia de iniciación fue Caballeros de la noche, federada al Gran Oriente Lusitano. Adoptó como nombre simbólico «Averroes», inspirado por el médico andalusí. La documentación de su pertenencia se pierde en 1878, detentando el grado de Compañero. No obstante, sus actos reflejan un compromiso de por vida con los valores masónicos.

Masones famosos Ramon y Cajal
Santiago Ramón y Cajal en su laboratorio

La labor científica de Santiago Ramón y Cajal es de gran importancia: se le reconoce como padre de la neurociencia, pues fue quien descubrió las neuronas. Recibió el Premio Nobel de medicina en 1906, compartiendo el premio con su colega Camilo Golgi.

Ramón y Cajal representa un ejemplo casi paradigmático de persona comprometida en la búsqueda de la verdad. Ejerció esta búsqueda como masón, y también como médico, científico y ciudadano. Manifestó preocupación por las tensiones nacionalistas, combatiendo algunos postulados pseudocientíficos que pretendían probar la superioridad de los habitantes de algunas regiones.

Igualmente, su total ausencia de ambición (como el mismo reconoce en el discurso ante la Real Academia de Ciencias Exactas Físicas y Naturales el 5 de diciembre de 1897) le llevó a posponer de forma cortés su ingreso en la RAE, o a rechazar el cargo de ministro de Salud e Instrucción Pública. Incluso se redujo un 40% su salario cuando ostentó el cargo de director del Laboratorio de Investigaciones Biológicas.

Todo un ejemplo para unos tiempos de notoria corrupción; la prueba constante de ser un hombre libre y probo.


Lafayette

Tampoco podía faltar en esta lista un francmasón miembro del Gran Oriente de Francia. De entre los cientos de hombres notables que han pertenencido a nuestra obediencia, tal vez el más conocido y que ha tenido una importancia histórica mayor es Lafayette.

Marie-Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Motier, marqués de La Fayette, (1757- 1834), fue un militar y político francés. Peleó por los Estados Unidos en la Guerra de independencia (contra el Imperio británico), y en la cual fue considerado uno de los héroes.

También fue una figura clave en la Revolución Francesa de 1789 y en la Revolución de Julio de 1830, así como miembro de la Asamblea Nacional y comandante de la Guardia Nacional de París. A él se debe el borrador de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Nacido en una familia noble, heredó una gran fortuna a la muerte de su padre contando solamente 13 años. Hizo carrera de armas, como solía ser habitual entre los nobles de la época. Se cree que fue en los ambientes militares donde entró en contacto con la masonería.

Ciudadano Lafayette

Su participación en la independencia de los EE.UU. fue enorme y diversa, pues a su implicación en el campo de batalla hay que añadir labores diplomáticas con Francia. Los recién creados Estados Unidos de América le homenajearon con monumentos y títulos honoríficos, como el de Doctor Honoris Causa por Harvard. Tal es, que a su muerte fue enterrado en París bajo tierra traida de propio desde la nueva nación.

De regreso a su francia natal, hizo suya la causa antiesclavista. Posteriormente se implica en la redacción de una Constitución y la Declaración de Derechos del Hombre y el ciudadano. Se vio obligado a huir por su intento de conciliar monarquía (pese a considerarse a sí mismo republicano) y Revolución.

Tras ser encarcelado, y liberado por Napoleón, consiguió ser diputado en varios periodos y sus propuestas durante la Revolución de Julio hicieron que muchos le quisieran como Presidente de la república, cargo que declinó en favor de una monarquía constitucional. A pesar de ello, nunca dejó de luchar por la abolición de los cargos hereditarios y contra la pena de muerte.

El templo «Lafayette», en las instalaciones del Gran Oriente de Francia de París.

Tal vez Lafayette haya sido uno de los masones más destacados en la defensa e implantación de los valores de libertad, igualdad y fraternidad que propugna la francmasonería, rebasando incluso sus propios condicionantes personales como noble de nacimiento. No sorprenderá entonces saber que en las instalaciones de nuestra sede central de París existe un templo denominado Lafayette en su honor.

Deja tu comentario