Cuestiones internas,  Nuestros valores

Respondemos a las preguntas más habituales

Hay ciertas preguntas recurrentes que siempre aparecen durante las entrevistas que los masones mantenemos con quienes se interesan por nuestra organización. Principalmente giran entorno a la actividad cotidiana dentro de la logia y del aprendiz recién llegado. Recomendamos dar un vistazo al Léxico masónico para la comprensión de algunas palabras.

Esta sección está en constante revisión y ampliación. Para facilitar el acceso a aquella/s pregunta/s concretas que puedan interesar al lector hemos incluido un menú de acceso rápido clicando sobre cada pregunta:

¿Qué hacéis los masones?

¿Y eso para qué sirve?

¿Cómo se entra en la masonería?

¿Cómo se sale de la masonería?

¿Qué se hace en vuestras reuniones?

¿Qué es el rito masónico?

¿Qué hacéis los masones?

La masonería es un método de desarrollo personal, que busca mejorar tanto al individuo como a la sociedad en la que vive. Su gran particularidad consiste en la utilización de símbolos y la práctica de ritos preestablecidos para conseguir esos fines.

Un poco de contexto: El universo masónico gira entorno a símbolos y rituales, que nos sirven como referencias en las que proyectamos valores y principios morales. Estos símbolos proceden principalmente del ámbito de la construcción —debido al propio origen de la masonería-—, que proviene de los gremios medievales de albañiles. Así, los masones tenemos como objetivo alegórico la construcción de un templo a la virtud mediante el empleo de herramientas simbólicas: el nivel representa la igualdad; el mazo la inteligencia que guía la acción, que es el cincel, etc…

Los masones nos reunimos dos veces al mes  en nuestros templos para lo que denominamos «trabajar». El Aprendiz Masón que se inicia aprende a identificar los símbolos propios de su grado y su significado, el funcionamiento del ritual, los toques y signos con los que reconocerse con otros masones, etc…

Elementos con los que poco a poco construirá un mundo a través del cual representar y desarrollar cualidades como el respeto, la igualdad o la justicia entre otros.

El intercambio de ideas, libre y respetuoso, es la principal herramienta que poseemos los masones

Este intercambio se produce en nuestras reuniones (llamadas tenidas) y se basa en una reflexión personal y su posterior debate. Estas reflexiones giran entorno a los ya mencionados valores y principios, y también entorno a los símbolos y rituales que los representan.

¿Y eso para qué sirve?

Como decíamos, la masonería es un método de crecimiento personal. Algunos estudiosos la han denominado «Escuela de formación de ciudadanos», pues en algunos momentos de la historia ha servido para acercar la educación a personas que no habrían podido acceder a ella de otra manera.

La masonería atrae a personas de cualquier condición social con inquietudes intelectuales, morales y sociales que quieren compartir su afán de crecimiento con otras personas en un ambiente de respeto e igualdad a todas las opiniones. Además del diálogo sobre cuestiones sociales, nuestro método permite profundizar en cuestiones más profundas (metafísicas o trascendentales, si se quiere) y filosóficas mediante los símbolos y el ritual.

¿Cómo se entra en la masonería?

Antiguamente era muy difícil llamar a las puertas de la masonería, siendo necesario conocer previamente a un masón que era quien debía presentar a su logia la propuesta de ingreso. Hoy en día, los espacios virtuales como este lo han facilitado enormemente, siendo las solicitudes presentadas directamente por las personas interesadas.

El proceso de admisión en la masonería parte de una solicitud personal, que puede realizarse a través de este formulario. Una vez recibido comienza un procedimiento que consta de al menos tres entrevistas personales, una cita denominada «pase bajo venda» y la votación por parte de los miembros de la logia. Las condiciones de admisión y más detalles sobre este procedimiento pueden consultarse aquí.

La admisión en la masonería no es algo automático ni rápido, siendo cuatro meses el tiempo medio que suele transcurrir entre la solicitud y la iniciación. Desconfíe de quien le proponga ingresar en una entidad masónica sin pasar el «proceso de aplomación».

Este protocolo de admisión forma ya parte de la iniciación ritual, a modo de preámbulo, y se viene practicando desde el s. XVIII, además de garantizarle que todas las personas que encontrará han pasado por lo mismo que usted bajo criterios y medios objetivos y no por una selección arbitraria y unipersonal.

¿Cómo se sale de la masonería?

Si el ingreso en la masonería supone una serie de pasos que integran un proceso largo y difícil, la salida, por el contrario, sólamente precisa la presentación de una carta de dimisión dirigida al presidente de la logia, quien le dará lectura pública en la siguiente reunión y quedará registrada en el acta correspodiente.

Así de sencillo.

¿Qué se hace en vuestras reuniones?

Las «tenidas» o reuniones masónicas guardan muchas similitudes con las reuniones de cualquier otra entidad o asociación.

Existen una serie de cargos electos anualmente -llamados «oficiales de la logia»- que desempeñan diversas funciones durante la reunión: Así, tenemos un presidente, que es asistido por dos vicepresidentes. También un secretario, un tesorero, una persona encargada de comprobar que la reunión se desarrolle de acuerdo con los estatutos, otra responsable de asistir en la toma de palabras, etc…

Las reuniones comienzan con una puesta en situación, con el fin de que las personas participantes centren su foco en la propia reunión dejando las preocupaciones externas fuera. A continuación se llevan a cabo los puntos administrativos habituales en cualquier asamblea: lectura del acta anterior, correspondencia, asuntos internos, etc..

Seguidamente tiene lugar la parte central, con exposiciones y debates, que girarán entorno a diversos temas de interés del ponente de turno, ya sean estos en clave interna (p. ej. historia o simbolismo masónico) o externa (p. ej. desarrollo sostenible, laicidad, etc.).

Finalmente se llevan a cabo un turno de palabra más o menos libre y se realiza la Cadena de unión, que consiste en un momento de exaltación de la fraternidad, para clausurar la sesión.

¿Qué es el rito masónico?

Lo que distingue las reuniones masónicas de las asambleas al uso es, sin duda el marco ritual en el que se llevan a cabo: se realizan en espacios especialmente decorados para ello (templo) y se emplean símbolos tanto estáticos como dinámicos.

Existen diversos sistemas rituales, de los que cada logia adopta aquel/los que considera más adecuado/s a su sensibilidad (ver Masonerías)  y se trata de una cuestión extensa y compleja, que daría pie a diversos artículos.

En nuestro caso particular empleamos el llamado Rito Escocés Antiguo y Aceptado y también el Rito Francés o Moderno en función de las necesidades concretas de la reunión,  lo que nos permite un mayor equilibrio entre carga simbólica y desarrollo de debates.

Deja tu comentario