• libro balnco pandemia
    Actividades,  General,  Reflexiones

    Después de la pandemia

    Comienza estas semanas un curso masónico atípico, tal vez -esperemos- único, debido a las consecuencias que la pandemia provocada por el Sars-cov2, que desde el mes de marzo ha trastocado toda actividad asociativa de un modo nunca conocido.

    La imposibilidad de realizar reuniones presenciales ha implicado una paralización casi total de la actividad masónica. Probablemente, el Triángulo Cierzo hemos sido el único organismo masónico de Aragón que no ha detenido su actividad: durante el confinamiento a través de videoconferencia y después presencialmente de acuerdo con la legislación vigente y aplicando las medidas sanitarias necesarias.

    Sólo los grupos menos numerosos hemos tenido el extraño privilegio de poder reunirnos en nuestra sede, chocarnos los codos y mirarnos a los ojos sin pantallas ni micrófonos de por medio, aunque siempre con la deshumanizante mascarilla puesta.

    Los talleres del Gran Oriente de Francia solemos elegir durante la primera reunión del curso masónico la Cuestión a estudio de entre las que se proponen en la Asamblea General. Este año la asamblea ha sido suspendida y no hay propuestas. Este curso será distinto en muchos aspectos, también en este.

    El libro blanco

    Pero a cambio, desde el mismo momento del confinamiento, los miembros del órgano ejecutivo de la federación (llamado Consejo de la Órden) pusieron en marcha la inicativa de crear entre todas las logias y sus miembros un libro blanco, una herramienta útil a la sociedad surgida de miles de mentes puestas a trabajar en un fin común.

    Analizar y reflexionar sobre las situaciones sociales que la pandemia ha evidenciado.

    Han surgido muchas preguntas. Escuchamos aquí y allá que nada será como antes, que hay que cambiarlo todo. ¿Realmente es tan evidente? Un ser microscópico ha logrado en muy poco tiempo imponer alto el fuego, desbloqueos de fondos excepcionales, etc.

    Se han puesto bajo el foco numerosas disfunciones y anomalías, particularmente en la gestión y organización de los servicios públicos, así como nuestras carencias en investigación y desarrollo en las áreas científica, tecnológica e industrial. Se ha revelado que el trabajo de aquellos que realizan funciones esenciales para el buen funcionamiento de nuestro país, en muchos casos es despreciado y mal pagado.

    La igualdad ha aparecido desnuda en toda su crudeza, como un relámpago que nos recuerda nuestra vulnerabilidad a la enfermedad y la muerte.
    Todos somos iguales ante la estricta igualdad de nuestras condiciones de seres humanos que enferman y mueren: poderosos, ricos o pobres. Lo supimos de manera inconsciente y diletante. Lo hemos experimentado ahora de una manera real, a veces cruel.

    Se nos propone explorar lo que podría ser el mundo «Después…» de lo que acabamos de experimentar.

    Se proponen tres ejes principales de trabajo:

    La Ciudadanía, el Estado, el Mundo…

    Es una invitación a la reflexión sobre los organismos locales, nacionales o internacionales, ya sean económicos, sociales, políticos…
    La situación de pandemia ha revelado que estamos en un sistema de intercambio de bienes y servicios, de información. Esta interdependencia de todos con todos ha mostrado en muchos casos debilidades y grandes vulnerabilidades, pero también las fortalezas de la humanidad, destellos de altruismo, incluso pepitas de humanismo.
    Apela a los conocimientos y la experiencia sobre la situación económica, social y política, sobre la salud y la educación, el trabajo, ciencia y tecnología y la solidaridad.

    El individuo y la sociedad

    Propone una especie de introspección como individuos. El confinamiento actuó como indicador de la naturaleza humana. El hiperindividualismo y la confrontación con la coerción común implica una relación con
    uno mismo que ahora es diferente. Yo, conmigo y con el otro.
    ¿La resiliencia puede obrar y permitir la reconstrucción? ¿Qué aprendemos del pasado?
    Se trata de analizar el comportamiento de los individuos como participantes de un colectivo. El bien público debe ser considerado como una dimensión existencial primordial de nuestro futuro. Esto impone un reparto coherente de espacios y riquezas que no son o ya no son únicamente materiales. Debemos participar en hacer que el mundo complejo sea legible y habitable.
    ¿Debemos repensar nuestra ética personal como ciudadanos? ¿Cómo fortalecer la hospitalidad, la solidaridad y el altruismo y cómo compartirlos mejor en nuestra sociedad? ¿Cómo mejorar la conciencia de la dimensión ciudadana de cada uno en una dimensión más global para construir una humanidad más justa e ilustrada?

    Un nuevo horizonte: prospección masónica

    Este punto está destinado a ser prospectivo. Dar rienda suelta, con la ayuda de nuestros principios masónicos y nuestro proceso iniciático, a lo que tanto amamos en la Masonería; a saber: la utopía constructiva.
    La Masonería se verá aquí como un laboratorio experimental en un mundo
    compartido y fértil para todos. El objetivo es construir un cuerpo de pensamiento humanista lo más coherente posible.
    Puede que haya llegado el momento de las utopías realistas.
    ¿Qué hemos aprendido de esta crisis? ¿Qué sociedad queremos para mañana? La enfermedad, la muerte, el duelo, el valor de la vida son nociones que han sido sacudidas. ¿Cómo repensar estos conceptos en continuidad o en ruptura? ¿Cómo puede la filosofía del universalismo humanista ayudar a dar respuestas a la situación de pandemia que hemos atravesado?

    No queremos ser simples testigos silenciosos de esta transición al «Después» de la pandemia.

    Este libro blanco será testigo de nuestra lectura del mundo. Deseamos contribuir arduamente a ello. Trabajar para hacer de la reflexión un canto de esperanza. Una deconstrucción, lo más racional posible, para convertirla en una poesía existencial, la reconstrucción del mundo ulterior.

    Lo haremos mediante el método masónico, que es el que compartimos y que nos distingue de otras organizaciones. Se hará a la luz de los valores que defendemos: la Libertad, la Igualdad, la Fraternidad y la Laicidad.

    Nuestro pensamiento analógico permite un análisis racional compatible y hace posible la producción de utopías constructivas. Por ello, se puede implementar muy fácilmente. Así es como solemos practicar lo que llamamos la «prospectiva masónica”.

  • Cuestiones internas,  Reflexiones

    Cuestión a estudio 2019/20

    Durante la primera reunión de cada curso, los talleres del Gran Oriente de Francia elegimos una cuestión a estudio sobre el que ahondaremos en los «trabajos» de los próximos meses.

    Los temas a tratar giran siempre entorno a cinco ejes temáticos y suelen formularse como preguntas que deben ser respondidas, de ahí la denominación de «cuestión».

  • Cuestiones internas,  Reflexiones

    Cuestiones a estudio 2018/19

    Con el inicio del nuevo curso, los miembros del Triángulo Cierzo elegimos un tema sobre el cual tratarán los trabajos y debates durante nuestras reuniones. El Gran Oriente de Francia propone a sus logias cuatro cuestiones a estudio sobre las que reflexionar. Estos temas siempre giran alrededor de categorías fijas (Interés general, Simbolismo masónico, Laicidad, Paz y derechos humanos), y se presentan en forma de preguntas para las cuales se debe desarrollar una respuesta conjunta entre todos.

    Las cuestiones propuestas:

  • Cuestiones internas,  Reflexiones

    Cuestión a estudio 2017/18

    Como viene siendo costumbre en el Gran Oriente de Francia, los talleres que formamos parte de esta federación elegimos un tema anual de entre los propuestos sobre el cual trabajamos durante el curso. Este año la decisión no ha sido fácil, dado lo interesante de todos los temas propuestos.

    Las cuestiones propuestas:

    Cuestión A – De interés general
    ¿Cómo los valores de la Francmasonería nos permiten abordar la cuestión de la discapacidad en nuestros talleres y en la sociedad?
    Cuestión B – De interés masónico o simbólico
    Según Blas Pascal, para creer basta con arrodillarse y orar. ¿Bastaría en Masonería con ponerse en pie y al orden para creérsela?
    Cuestión C – Sobre laicidad
    Entre el respeto a las libertades fundamentales y la creciente expresión de los particularismos religiosos y culturales, ¿Qué sitio hay en el mañana para la laicidad?
    Cuestión D – Sobre la Paz y los Derechos Humanos
    ¿Son el arte y la cultura murallas sólidas contra la barbarie?
    Cuestión E – Para las logias fuera de Francia
    ¿Hay que disolver el Tribunal Penal Internacional? ¿Qué justicia promover frente a la irresponsabilidad de los dirigentes de un mundo en crisis?

    En esta ocasión nos hemos decantado por la Cuestión D, en la que ya hemos empezado a trabajar en profundidad a partir de un documento base y las aportaciones individuales emanadas del debate generado alrededor de él, que  seguirán madurandose tanto individual como colectivamente. Una vez demos finalizadas las aportaciones en el Triángulo Cierzo, nuestro documento final formará parte de la mesa de trabajo sobre el tema con el resto de talleres.

    El documento de síntesis emanado de nuestro trabajo en Zaragoza será publicado en este espacio web.

  • Cuestiones internas

    Cuestiones a estudio 2016/17

    Al inicio de cada curso, el Gran Oriente de Francia [1] propone a sus logias varias cuestiones a estudio sobre las que reflexionar. Estos temas siempre giran alrededor de cinco categorías fijas (Interés general, Simbolismo masónico, Laicidad, Paz y derechos humanos, Cuestiones de interés para las logias fuera de Francia), y se presentan en forma de preguntas o cuestiones para las cuales se debe desarrollar una respuesta conjunta entre todos.

    Así, a lo largo de las reuniones, los masones realizan ponencias individuales en la que exponen sus argumentos, y a su vez sirven para generar un debate al que aportar otros puntos de vista.

    Las cuestiones propuestas:

    Cuestión A – De interés general
    ¿Cómo afectaría la implantación de la renta básica universal a nuestra relación con el trabajo?
    Cuestión B – De interés masónico o simbólico
    ¿Es primordial el estudio del simbolismo para el crecimiento masónico personal?
    Cuestión C – Sobre laicidad
    ¿Cómo y en qué permite la laicidad el aprendizaje de la libertad?
    Cuestión D – Sobre la Paz y los Derechos Humanos
    ¿Es posible mantener la paz respetando al mismo tiempo los DD.HH.?
    Cuestión E – Para las logias fuera de Francia
    ¿La mundialización económica deja espacio a las culturas locales?

    En el Triángulo Cierzo, este curso trabajaremos sobre la cuestión de la paz y los Derechos Humanos, concretamente sobre la posibilidad de mantener la paz sin vulnerar estos derechos. La cuestión ha sido puesta sobre la mesa a raíz de las últimas oleadas de atentados y los movimientos migratorios generados por la/s guerra/s en Oriente Próximo.

    A final de curso publicaremos las conclusiones de nuestro trabajo sobre este tema.

    1. Concretamente las propone el Convento (la convención anual en la que se reunen los delegados de todas las logias integrantes de la federación), mediante un proceso de selección de entre todas las cuestiones propuestas por las logias.