• libro balnco pandemia
    Actividades,  General,  Reflexiones

    Después de la pandemia

    Comienza estas semanas un curso masónico atípico, tal vez -esperemos- único, debido a las consecuencias que la pandemia provocada por el Sars-cov2, que desde el mes de marzo ha trastocado toda actividad asociativa de un modo nunca conocido.

    La imposibilidad de realizar reuniones presenciales ha implicado una paralización casi total de la actividad masónica. Probablemente, el Triángulo Cierzo hemos sido el único organismo masónico de Aragón que no ha detenido su actividad: durante el confinamiento a través de videoconferencia y después presencialmente de acuerdo con la legislación vigente y aplicando las medidas sanitarias necesarias.

    Sólo los grupos menos numerosos hemos tenido el extraño privilegio de poder reunirnos en nuestra sede, chocarnos los codos y mirarnos a los ojos sin pantallas ni micrófonos de por medio, aunque siempre con la deshumanizante mascarilla puesta.

    Los talleres del Gran Oriente de Francia solemos elegir durante la primera reunión del curso masónico la Cuestión a estudio de entre las que se proponen en la Asamblea General. Este año la asamblea ha sido suspendida y no hay propuestas. Este curso será distinto en muchos aspectos, también en este.

    El libro blanco

    Pero a cambio, desde el mismo momento del confinamiento, los miembros del órgano ejecutivo de la federación (llamado Consejo de la Órden) pusieron en marcha la inicativa de crear entre todas las logias y sus miembros un libro blanco, una herramienta útil a la sociedad surgida de miles de mentes puestas a trabajar en un fin común.

    Analizar y reflexionar sobre las situaciones sociales que la pandemia ha evidenciado.

    Han surgido muchas preguntas. Escuchamos aquí y allá que nada será como antes, que hay que cambiarlo todo. ¿Realmente es tan evidente? Un ser microscópico ha logrado en muy poco tiempo imponer alto el fuego, desbloqueos de fondos excepcionales, etc.

    Se han puesto bajo el foco numerosas disfunciones y anomalías, particularmente en la gestión y organización de los servicios públicos, así como nuestras carencias en investigación y desarrollo en las áreas científica, tecnológica e industrial. Se ha revelado que el trabajo de aquellos que realizan funciones esenciales para el buen funcionamiento de nuestro país, en muchos casos es despreciado y mal pagado.

    La igualdad ha aparecido desnuda en toda su crudeza, como un relámpago que nos recuerda nuestra vulnerabilidad a la enfermedad y la muerte.
    Todos somos iguales ante la estricta igualdad de nuestras condiciones de seres humanos que enferman y mueren: poderosos, ricos o pobres. Lo supimos de manera inconsciente y diletante. Lo hemos experimentado ahora de una manera real, a veces cruel.

    Se nos propone explorar lo que podría ser el mundo «Después…» de lo que acabamos de experimentar.

    Se proponen tres ejes principales de trabajo:

    La Ciudadanía, el Estado, el Mundo…

    Es una invitación a la reflexión sobre los organismos locales, nacionales o internacionales, ya sean económicos, sociales, políticos…
    La situación de pandemia ha revelado que estamos en un sistema de intercambio de bienes y servicios, de información. Esta interdependencia de todos con todos ha mostrado en muchos casos debilidades y grandes vulnerabilidades, pero también las fortalezas de la humanidad, destellos de altruismo, incluso pepitas de humanismo.
    Apela a los conocimientos y la experiencia sobre la situación económica, social y política, sobre la salud y la educación, el trabajo, ciencia y tecnología y la solidaridad.

    El individuo y la sociedad

    Propone una especie de introspección como individuos. El confinamiento actuó como indicador de la naturaleza humana. El hiperindividualismo y la confrontación con la coerción común implica una relación con
    uno mismo que ahora es diferente. Yo, conmigo y con el otro.
    ¿La resiliencia puede obrar y permitir la reconstrucción? ¿Qué aprendemos del pasado?
    Se trata de analizar el comportamiento de los individuos como participantes de un colectivo. El bien público debe ser considerado como una dimensión existencial primordial de nuestro futuro. Esto impone un reparto coherente de espacios y riquezas que no son o ya no son únicamente materiales. Debemos participar en hacer que el mundo complejo sea legible y habitable.
    ¿Debemos repensar nuestra ética personal como ciudadanos? ¿Cómo fortalecer la hospitalidad, la solidaridad y el altruismo y cómo compartirlos mejor en nuestra sociedad? ¿Cómo mejorar la conciencia de la dimensión ciudadana de cada uno en una dimensión más global para construir una humanidad más justa e ilustrada?

    Un nuevo horizonte: prospección masónica

    Este punto está destinado a ser prospectivo. Dar rienda suelta, con la ayuda de nuestros principios masónicos y nuestro proceso iniciático, a lo que tanto amamos en la Masonería; a saber: la utopía constructiva.
    La Masonería se verá aquí como un laboratorio experimental en un mundo
    compartido y fértil para todos. El objetivo es construir un cuerpo de pensamiento humanista lo más coherente posible.
    Puede que haya llegado el momento de las utopías realistas.
    ¿Qué hemos aprendido de esta crisis? ¿Qué sociedad queremos para mañana? La enfermedad, la muerte, el duelo, el valor de la vida son nociones que han sido sacudidas. ¿Cómo repensar estos conceptos en continuidad o en ruptura? ¿Cómo puede la filosofía del universalismo humanista ayudar a dar respuestas a la situación de pandemia que hemos atravesado?

    No queremos ser simples testigos silenciosos de esta transición al «Después» de la pandemia.

    Este libro blanco será testigo de nuestra lectura del mundo. Deseamos contribuir arduamente a ello. Trabajar para hacer de la reflexión un canto de esperanza. Una deconstrucción, lo más racional posible, para convertirla en una poesía existencial, la reconstrucción del mundo ulterior.

    Lo haremos mediante el método masónico, que es el que compartimos y que nos distingue de otras organizaciones. Se hará a la luz de los valores que defendemos: la Libertad, la Igualdad, la Fraternidad y la Laicidad.

    Nuestro pensamiento analógico permite un análisis racional compatible y hace posible la producción de utopías constructivas. Por ello, se puede implementar muy fácilmente. Así es como solemos practicar lo que llamamos la «prospectiva masónica”.

  • Cuestiones internas,  Reflexiones

    Cuestión a estudio 2019/20

    Durante la primera reunión de cada curso, los talleres del Gran Oriente de Francia elegimos una cuestión a estudio sobre el que ahondaremos en los «trabajos» de los próximos meses.

    Los temas a tratar giran siempre entorno a cinco ejes temáticos y suelen formularse como preguntas que deben ser respondidas, de ahí la denominación de «cuestión».

  • Cuestiones internas,  Reflexiones

    Cuestiones a estudio 2018/19

    Con el inicio del nuevo curso, los miembros del Triángulo Cierzo elegimos un tema sobre el cual tratarán los trabajos y debates durante nuestras reuniones. El Gran Oriente de Francia propone a sus logias cuatro cuestiones a estudio sobre las que reflexionar. Estos temas siempre giran alrededor de categorías fijas (Interés general, Simbolismo masónico, Laicidad, Paz y derechos humanos), y se presentan en forma de preguntas para las cuales se debe desarrollar una respuesta conjunta entre todos.

    Las cuestiones propuestas:

  • Nuestros valores

    La masonería en ocho minutos (vídeo)

    Hace unos días compartíamos el vídeo del capítulo primero de las animaciones que ha producido el GOdF. Hoy traemos a este espacio la versión completa (sonido en francés subtitulado en español), que incluye los tres capítulos editados: Tres siglos de História, El GOdF: una institución humanista,una federación de logias y ¿Quiénes son los masones del GOdF y qué hacen?.

    En menos de ocho minutos de divertidas animaciones hace un repaso a la historia de la masonería y el GOdF, mostrando qué se hace dentro de nuestros talleres, quién puede ser una persona iniciada y en qué ha contribuido el GOdF.

  • Reflexiones

    Aclarando términos: Masonerías (Sí, en plural)

    NOTA: Este artículo que compartimos aquí -escrito originalmente por un miembro del Triángulo Cierzo para masoneria.es–  arroja luz sobre la organización de «la masonería» en España.

    Las mas de las veces, lo que se dice y escribe sobre «la» masonería se parece poco a la realidad del día a día. Esto ocurre fundamentalmente porque hablamos de masonería como una unidad de destino en lo universal, cuando en realidad la unidad de la masonería simplemente no existe.

    Las similitudes entre las masonerías practicadas en España

    Aunque para el profano pueda resultar asombroso, las similitudes entre unas organizaciones masónicas y otras es la existencia de rituales, símbolos y cierto paralelismo en los discursos, propiciado por la tríada libertad-igualdad-fraternidad, que con mayor o menor profusión todas ellas dicen defender. No obstante, ese paralelismo en los discursos suele ser tan ambiguo que cuando se investiga un poco y dicha ambigüedad empieza a esclarecerse nos damos cuenta que están en las antípodas unos de otros.

    Sirva como muestra un ejemplo basado en los partidos políticos, que como los tenemos en las noticias todos los días, nos sirve como concepto bien traído y comprendido por todos quienes no son masones.  En España, existe un partido político que se define a sí mismo como “un partido político para la renovación y el fortalecimiento de la vida democrática española”; por su parte, otro partido lo hace como “basado en  los principios de justicia, igualdad, solidaridad y respeto por la naturaleza y organizado conforme un Estado social y democrático de derecho”.

    Para un ciudadano medio, que lee la prensa o sigue las noticias en los medios, será una trabajo titánico identificar la ideología de cada uno de ellos, e incluso se sorprenderá al comprobar que estas autodefiniciones pertenecen a  dos partidos situados en los extremos derecho e izquirdo del espectro político; aún conociendo este dato, sigue resultando verdaderamente complejo reconocer cual de los dos ejemplos anteriores corresponde al partido más a la derecha del espectro y cual al de más a la izquierda. A modo de curiosidad, mencionamos que los ejemplos pertenecen a «Vox» y «PCE» y dejamos el juego de identificar cada mensaje con su emisor al lector.

    Podríamos dar mas ejemplos, pero es suficiente. A estos dos partidos les unen una declaración de principios ambigua, una organización jerárquica y un objetivo común: expandir sus ideas por que ambos creen que son las mejores. Lo mismo pasa en la masonería: las organizaciones nos parecemos en la estructura, el marco ritual (que a su vez es altamente variable) y el objetivo común de la mejora personal y de la sociedad. A partir de esto no nos parecemos en nada; y en nada, es en nada.

    Debemos reconocer que la mayoría de mensajes públicos de la masonería engañan -sin mala intención- al publico objetivo. Posiblemente los periodistas que replican los mensajes mezclan -también sin mala intención- churras con merinas, y al final, las personas que pudieran tener un mínimo interés en nuestro trabajo se espantan ante tanta confusión.

    Precisamente con aportar algo de luz acerca las prioridades, preocupaciones y sensibilidades que se encuentran al amparo de las entidades masónicas presentes en terriorio español hemos elaborado este cuadro , basado, a su vez, en un estudio de campo/encuesta en el que han participado de forma anónima y voluntaria masones de las cuatro principales organizaciones masónicas españolas en cuanto a implantación se refiere.

    Somos conscientes de las críticas que podemos recibir desde otras entidades masónicas, pero consideramos muy interesante y clarificador este ejercicio de interpretación de las grandes diferencias entre una organización masónica y otra.

    masonerías - cuadro organizativo