• Preguntas masonería

    Respondemos a las preguntas más habituales

    Hay ciertas preguntas recurrentes que siempre aparecen durante las entrevistas que los masones mantenemos con quienes se interesan por nuestra organización. Principalmente giran entorno a la actividad cotidiana dentro de la logia y del aprendiz recién llegado. Recomendamos dar un vistazo al Léxico masónico para la comprensión de algunas palabras.

    Esta sección está en constante revisión y ampliación. Para facilitar el acceso a aquella/s pregunta/s concretas que puedan interesar al lector hemos incluido un menú de acceso rápido clicando sobre cada pregunta:

    ¿Qué hacéis los masones?

    ¿Y eso para qué sirve?

    ¿Qué se hace en vuestras reuniones?

    ¿Cómo se entra en la masonería?

    ¿Cómo se sale de la masonería?

    ¿Qué es el rito masónico?

    Otras preguntas que no están en esta lista puede que se resuelvan en estos artículos dedicados a cuestiones concretas, también recurrentes. También trataremos de responder a las preguntas que se nos planteen mediante comentarios, al final de esta página.

  • Lexico masonico

    Léxico Masónico

    Uno de los factores que más sorprende a la persona que se acerca a la Masonería es, sin duda, el léxico masónico.

    Cualquier agrupación humana tiende a un léxico o argot propio, palabras concretas que definen particularidades que fuera de su contexto no son fáciles de entender.

    A titulo de ejemplo podríamos referirnos a la palabra “caña”, que cualquiera puede relacionar con un refresco alcohólico o con una rama seca de cierto arbusto. Sin embargo, entre los operarios del sector de construcción de sistemas de calefacción una “caña” haría referencia a un tubo de acero o entre los músicos a una parte de ciertos instrumentos.

    Por lo tanto la masonería, siendo una institución de origen medieval, ha creado un léxico propio heredado de la masonería operativa. Palabras cuyo significado dentro de la institución difiere con el que normalmente es entendido fuera de ella; en otros casos, palabras que no tienen un significado fuera de la masonería o bien son resultado de una mala traducción de otro idioma.

    Este léxico hace que muchas de las personas que se acercan a la masonería sientan recelos al no poder interpretar muchos de los conceptos que exponemos. En estas páginas intentamos utilizar palabras comunes para mejor claridad, sin embargo, para mejor comprensión de la terminología que empleamos, o para satisfacer la curiosidad de nuestros lectores explicamos a continuación algunas de las palabras más empleadas dentro de la Francmasonería.

  • Clave de bóveda rosa

    Los altos grados de la masonería

    Los conocidos como altos grados masónicos suscitan interés y suspicacia a partes iguales, tanto fuera como dentro de la propia institución masónica.

    Aunque no son competencia de una logia simbólica como la nuestra, para arrojar algo de luz al respecto responderemos aquí algunas preguntas que nos llegan con frecuencia relacionadas con ellos.

    Tal como venimos haciendo, trataremos de explicar esta cuestión, pero sin desvelar contenidos rituales o simbólicos, pues no nos gusta hacer spoilers. Quien tenga curiosidad por ello los puede encontrar muy fácilmente con cualquier buscador al uso.

    ¿Qué son los altos grados?

    ¿Cuántos grados hay?

    ¿Para qué sirven?

    ¿De qué tratan?

    ¿Como se organizan?

    altos grados escoceses
  • Impresiones de iniciación

    La iniciación es sin duda la vivencia más impactante y especial que puede experimentar quien accede a la masonería. No en vano todo masón recuerda la suya con especial cariño, y resulta inevitable revivirla en cada nueva ceremonia de recepción de una persona profana que se inicia.

    Publicamos en esta ocasión fragmentos de la «Plancha de impresiones» de un Aprendiz recientemente iniciado en nuestra Logia. Se llama Plancha de impresiones al primer trabajo escrito que deben redactar quienes acaban de ser recibidos masones.

    En este trabajo debe plasmarse lo vivido durante la ceremonia de iniciación de un modo personal y completamente libre, pues será leída durante la primera reunión en la que participará el nuevo miembro. Y qué mejor modo de hacerlo que con la llegada al taller del que se aspira a formar parte…

    Llegué antes de hora a la cita, no podía esperar más, los nervios que tenía eran como cuando fui el primer día al colegio, la primera cita con mi pareja o el nacimiento de mi hijo. La espera fue larga, inquietante e interminable. En cuanto vi a quien es ahora mi  hermano, y me dijo: «¡acompáñame! ¿ha sido  larga la espera?» Sentí que ya empezaba todo y que no había vuelta atrás.

  • Desarrollo sostenible

    Desarrollo Sostenible desde la perspectiva masónica

    El concepto Desarrollo Sostenible posee unos límites bastante difusos, que se mueven entre la economía, lo social, la ecología y la política. Para los masones, el Desarrollo Sostenible implica también humanismo. Hablar de Desarrollo Sostenible implica poner sobre la mesa una pregunta que ningún francmasón puede eludir:

    ¿Qué lugar ocupa el Ser Humano en nuestro planeta Tierra?

    Pudiera parecer que existen muchas respuestas a la pregunta, pero a decir verdad hay dos que predominan.

    La primera postura, que toma su inspiración de las grandes religiones monoteístas, concibe al hombre como maestro y amo absoluto. El ser humano es todopoderoso y ha logrado domesticar al resto de especies; controla los elementos, el agua, el aire, la tierra y el fuego, y ha transformado el planeta. Vale, la explotación intensiva de los recursos naturales y la voracidad de consumo son problemáticas y amenazan nuestro entorno, pero -como dijo B. Pascal- el hombre es una caña pensante, un ser inteligente que siempre consigue encontrar la solución adecuada para superar las dificultades que va encontrando en la vía del progreso. La ciencia es la solución magistral, eficaz y permanente de todos nuestros males. Siempre nos permite salir de la ciénaga en la que nos hundimos.

    La segunda postura tiene muchos más matices. El ser humano es, efectivamente, una caña pensante, pero una caña frágil y vulnerable. No es todopoderoso sinó un simple eslabón de la inmensa cadena que forman todos los ecosistemas terrestres. Cualquiera que se interese por la ecología en tanto que ciencia, cualquiera que se preocupe mínimamente en conocer las interacciones que se producen entre todos los seres vivos -ya sean animales o vegetales- comprenderá fácilmente el peligro que nos acecha en cada acción por la que inconscientemente trastocamos ese equilibrio. Es un poco como un castillo de naipes, a veces basta tocar una carta para que todo se derrumbe.